1984 – George Orwell

1984.jpg

Autor: George Orwell

Editorial: Debolsillo

Género: Ciencia ficción, distopia

Sinopsis: El personaje principal de la novela es Winston Smith, que trabaja en el Ministerio de la Verdad. Su cometido es reescribir la historia.

Tras años trabajando para dicho Ministerio, Winston Smith se va volviendo consciente de que los retoques de la historia en los que consiste su trabajo son sólo una parte de la gran farsa en la que se basa su gobierno, y descubre la falsedad intencionada de todas las informaciones procedentes del Partido Único.

En su ansia de evadir la omnipresente vigilancia del Gran Hermano encuentra el amor de una joven rebelde llamada Julia, también desengañada del sistema político; ambos encarnan así una resistencia de dos contra una sociedad que se vigila a sí misma.

Opinión:

LA GUERRA ES LA PAZ.

LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD.

LA IGNORANCIA ES LA FUERZA.

“1984” debería incluirse en el género de terror, probablemente sea de los libros más aterradores que jamás haya leído. ¿Por qué? Por ser una imagen perfecta de un probable futuro no muy lejano.

“1984” describe la siguiente distopía: un país cuyos líderes aplican un sistema totalitario para regular a sus ciudadanos. Todo está controlado por el estado. Cualquier señal de desobediencia o aversión puede ser detectada por la Policía del Pensamiento, la telepantalla o incluso por tus familiares, quienes no dudarán en traicionarte.

El pasado está controlado, reescrito a favor del “Gran Hermano”. Y, como bien se dice: “Quien controla el pasado, controla el futuro. Quien controla el presente, controla el pasado.” No hay una verdad, la “verdad” es lo que el Estado dice que es.

Este libro está lejos de ser perfecto. Sus personajes no son muy carismáticos y su trama no es maravillosa, pero no importa. Lo importante es su fondo. Orwell vio consternado cómo el gran experimento soviético se redujo a un estado totalitario, una fuerza represiva igual a la Italia fascista o la Alemania nazi. Se dio cuenta de que la ideología en un estado autoritario no es más que una distracción, algo brillante para que el público se distraiga. Se dio cuenta de que el control era control. Eso nos enseña su libro.

“Si desea una imagen del futuro, imagínese una bota pisando un rostro humano, para siempre.”

La visión del mundo de Orwell es sombría, ataca directamente a la esperanza que podamos tener para la humanidad y nos lanza un mensaje a través de todas esas reflexiones que se pueden extraer del libro.

No importa quién encabece el estado autoritario: Mussolini, Hitler, Stalin, un supuesto dios o cualquiera que sea la encarnación actual del “Gran Hermano”, su objetivo siempre será el mismo:

Una nación de fanáticos que piensan lo mismo (o nada) y que gritan las mismas consignas, trabajando perpetuamente, peleándose y persiguiéndose, triunfando siempre unos a costa de otros. Todo se reduce al control: a través del miedo, de anular a la gente, de dividirlos e incluso, mediante tortura.

“La guerra es la guerra. El único ser humano bueno es el que ha muerto”.

Veredicto: ¿Qué queréis que os diga? Me parece brillante.

                                      logito  logito logito logito logito

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s