NUESTRA SEÑORA DE PARÍS – Víctor Hugo

Nuestra señora de París

Autor: Víctor Hugo

Género: Ficción

Sinopsis: En el París del siglo XV, con sus sombrías callejuelas pobladas por desheredados de la fortuna y espíritus atormentados, la gitana Esmeralda, que predice el porvenir y atrae fatalmente a los hombres, es acusada injustamente de la muerte de su amado y condenada al patíbulo. Agradecido por el apoyo que en otro tiempo recibió de ella, Quasimodo, campanero de Nuestra Señora, de fuerza hercúlea y cuya horrible fealdad esconde un corazón sensible, la salva y le da asilo en la catedral…

Opinión:

“Hace algunos años que, visitando o, por mejor decir, huroneando la catedral de Nuestra Señora de Paris, encontró el autor de este libro en un oscuro rincón de una de sus torres, esta palabra grabada a mano sobre la pared: ÁNÁΓKH. […] Preguntándose a sí mismo, procuró adivinar cual podía ser el alma en pena que no había querido abandonar este mundo sin dejar aquella marca de crimen o de infortunio en la frente de la vieja iglesia”.

Hay dos posibilidades por las que caería este libro en tus manos. La primera es por la película de Disney, una de las más infravaloradas en mi opinión. La otra es porque “MADRE MÍA ES VICTOR HUGO TODO EL MUNDO DEBERÍA LEER A VICTOR HUGO”.

Vale, quizás si no eres un fanático de Víctor Hugo, simplemente ha caído este libro en tus manos porque ‘Los Miserables’ estaba agotado. No pasa nada, es una buena elección. Una historia emocionante, intrigante y descarnada donde las haya.

Con una prosa sublime, Víctor Hugo nos adentra en las calles parisinas del siglo XV donde se sitúa la dramática historia de la gitana Esmeralda y el deforme Quasimodo, enamorado de ella. Una historia marcada por la fatalidad, pero con mucha ironía y humor negro con los que se critica duramente a la justicia, a la monarquía y a la iglesia.

Resulta bastante increíble la maestría que tiene el autor a la hora de expresar sentimientos de manera tan apasionada y su forma de plasmar descripciones tan bonitas sin resultar exuberante. Si es cierto que puede haber momentos más densos, especialmente si el lector no aprecia este tipo de escrituras (no todo gusta a todos), en el libro hay explicaciones extensas y alguna que otra trama paralela “poco relevante”. Por ello, el comienzo puede resultar lento, pero la historia va in crescendo y el final, inesperado, es espectacular.

Cabe destacar la profundidad, no solo de la historia, sino también de sus personajes quienes nos harán vivir lo que ellos viven. Sin duda, una obra digna de la historia que ha hecho.

Veredicto: Ay… Victor Hugo, Victor Hugo…

                                      logito logito logito logito logito

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s